Azaleas

Azaleas

Características de las Azaleas

La Azalea es un arbusto perenne o caducifolio, una planta de la familia de las Ericáceas que puede tener una altura variable dependiendo de su especie. Es importante aclarar que para los botánicos, todas las Azaleas pertenecen al género Rhododendron pero no todos los Rhododendron son Azaleas. Esto se debe a que existen más de 850 especies de Rhododendron, entre las que se pueden distinguir Lepidotes,  Elepidotes y Azaleas. Como ves, el Rhododendron engloba un grupo diverso de plantas que van desde unos pocos centímetros hasta enormes árboles.

En particular, las Azaleas son nativas de Asia, Europa y América del Norte, florecen a finales del invierno o comienzo de la primavera y son famosas mundialmente por sus preciosas flores en forma de campana que suelen presentarse en racimos abundantes. Estas flores pueden ser de diferentes colores, siendo el rosa, rojo y naranja los más habituales.

En cuanto a su follaje, las Azaleas son plantas con un color verde concentrado, que se transforma en un bonito púrpura durante el invierno. La forma y el tamaño de las hojas se relaciona íntimamente con la especie de Azalea, pudiendo ser sumamente pequeñas o incluso alcanzar una longitud de 1 metro. Sus tallos tienen una apariencia leñosa y son sumamente resistentes, pudiendo crecer muchísimo.

En la actualidad existe una inmensa variedad de Azaleas entre especies silvestres e hibridaciones: más de 1000 especies silvestres y más de 10.000 variedades diferentes de Azaleas desarrolladas por la mano humana. Dependiendo de la variedad, las Azaleas pueden propagarse mediante gajos o semillas.

La especie también determina el tamaño de la planta: las Azaleas más pequeñas pueden medir unos escasos 10 a 20 centímetros, mientras que la variedades Rhododentron arboreum pueden alcanzar los 30 metros de altura.

Cuidados de las Azaleas

Las Azaleas necesitan un buen regado para mantener su belleza y salud. Se debe considerar que las llamadas “aguas duras” pueden poner las hojas de las Azaleas amarillentas debido a su alto contenido de salinidad. Durante el verano es importante regar estas plantas todos los días con buenas cantidades de agua, evitando el uso de manguera con gran potencia ya que podrían dañarse las flores, así como también evitar el agua estancada y colocarlas en un lugar donde reciban buenas dosis de luz solar, pero sin estar directamente expuestas a ella. Lo ideal es ubicar las Azaleas en semisombra, quizás debajo de un árbol o en una galería donde el sol no llegue directamente.

El suelo ácido con buen drenaje (4,5-6.0 pH) y rico en humus es perfecto para tener una Azalea saludable. Es importante tener en cuenta que necesitan poca cantidad de fertilizante y algunas de sus variedades pueden requerir una poda frecuente. Hay dos formas de poda de las Azaleas: la poda de adelgazamiento de la planta, que permite eliminar flores secas y viejas así como también las ramas feas y recortar aquellas que impiden que toda la Azalea reciba exposición solar, y la poda de renovación, en cuyo proceso se elimina una gran parte de la planta para intentar que esta se renueve y esté cada día más fuerte, sana y bonita.

La Azalea crece despacio, motivo por el cual deberás tener paciencia si la plantas desde semillas o gajos. También debes considerar que los chinches o los ácaros pueden dañar tu planta ¡e incluso marchitarla! Como ves, las Azaleas son plantas que requieren de muchos cuidados. Ten esto en mente al momento de decidir plantar (o comprar) una Azalea.

Tipos de Azaleas

Azalea japónica

Azalea japónica

En las celebraciones navideñas es habitual encontrar Azaleas Japónicas (nombre científico: Azaleas Índicas). Sus flores pueden ser simples o dobles y tener tonalidades muy diversas donde destacan el rosa, el naranja, el rojo y el blanco.

La Azalea Japónica es una planta más bien pequeña, dentro de la variedad Rhododendron de la que estamos hablando. En contadas ocasiones puede superar los 50 centímetros de altura.

A nivel técnico, cabe destacar que no debe ser expuesta a la luz directa del sol. Por el contrario, se recomienda tenerlas en el interior, en ambientes frescos, o en el exterior siempre protegidas de las heladas. Durante el verano, las Azaleas Japónicas pueden permanecer en el exterior a resguardo del sol, siendo recomendable que se trasladen al interior del hogar durante los meses de invierno.

Estas Azaleas necesitan una poda frecuente para eliminar tallos largos y restos de flores muertas, así como también un riego abundante y un suelo con sustrato ácido para su mejor crecimiento.

Si piensas comprar una Azalea Japónica, te recomiendo escoger una planta de aspecto fresco y frondoso, para asegurarte de que se trata de un espécimen saludable.

Azalea bonsai

Azalea bonsai

La Azalea Bonsái puede pertenecer a dos especies diferentes: la Azalea Kurume y la Azalea Satsuki. Como puedes deducir por sus nombres, este género de Azaleas es oriundo de Asia, aunque también es natural de Australia y América del Norte.

Las Azaleas Kurume, concebidas del cruce de Rhododendron Obtusum, Kaempferi y Kiusianum,  son muy resistentes y florecen durante la primavera. Sus flores con pequeñas y se arremolinan en forma de chimenea, mientras que las Azaleas Satsuki nacieron del cruce de Rhododendron Indicum y Simsii y no son tan resistentes como otros especímenes. Sus flores (generalmente de color púrpura, rosa, rojo o blanco) se disponen en forma de embudo.

Azalea karen

Azalea Karen

La Azalea Karen es una variedad de Azalea realmente preciosa ya que presenta racimos múltiples con brillantes flores de un color rosa lavanda. Esta especie es un arbusto caducifolio de tallo abierto que evidencia una forma más o menos redondeada, siendo perfecto como punto focal de un jardín. Además, no requiere de demasiado mantenimiento, siendo necesario podarlo luego de su floración. Este arbusto puede alcanzar los 120 centímetros de altura y se recomienda colocarlo  en sombra parcial y en suelos ácidos, con humus, humedad media y buen drenaje.

La Azalea Karen es erecta, perenne y compacta, dueña de unas hermosas flores grandes que se ubican en el arbusto en forma de embudo. Esta planta se destaca por su gran resistencia al frío, siendo ideal para climas con inviernos duros.

Azalea blanca

azaleas blancas

¿Sabías que las Azaleas Blancas se utilizan en algunos países del mundo para simbolizar un amor que recién comienza? Los enamorados regalan esta planta para demostrar la pureza de su amor y declarar así una pasión que los consume.

Esta variedad se destaca por sus hojas perennes, su tolerancia al calor y sus floraciones repetidas, ¡hasta cinco floraciones en un año! Como lees, las flores grandes aparecen en primavera (aproximadamente en el mes de abril en el hemisferio norte), floreciendo nuevamente en verano (a principios de julio para la misma región) e incluso en otoño. La Azalea Blanca tiene una floración de entre 4 a 6 semanas en primavera y luego otras 12 a 16 semanas entre verano y otoño, con lo cual podrás disfrutar de preciosas flores ¡durante muchísimo tiempo!

Enfermedades más comunes de las Azaleas

Uno de los problemas más graves al cultivar Azaleas es la aparición de la clorosis férrica, una deficiencia a la hora de absorber el hierro presente en la tierra. Por este motivo, se aconseja un sustrato de pH ácido para ayudar a las Azaleas a absorber este mineral. La carencia de hierro provocará un amarilleamiento de las hojas mientras el tallo se mantiene de color verde, este es el principal síntoma del problema. Para evitar esta enfermedad, debes utilizar un sustrato ácido, así como abonos específicos para estas plantas y evitar también las aguas duras, que debido a su gran cantidad de cal podrían subir el pH de la tierra y provocar la clorosis férrica.

También puede suceder que tu planta tenga flores que no se abren, hojas que se secan y caen y hojas pequeñas pero ninguna flor. En el primer caso, seguramente tu Azalea se encuentra en una zona con corrientes de aire o está recibiendo un exceso de riego. Cuando las hojas se secan y se caen, el calor suele ser la causa y la mejor solución es regar más seguido ¡con agua no alcalina! Si no tienes flores, agrega abono para plantas acidófilas.

Las Azaleas pueden además sufrir diferentes plagas como:

Trips: estos insectos se alimentan de la savia de la Azalea, clavando su pico en el envés de las hojas. Reconocerás su presencia al ver manchas blancas en las hojas rodeadas de pequeños excrementos. Para prevenir la presencia de Trips, quita malas hierbas de tu jardín y coloca trampas adhesivas azules a la altura de tu planta o mallas antitrips.

Araña roja: estas arañas de tamaño diminuto generan manchas amarillas en las hojas que luego terminan cayéndose. El ambiente cálido y seco, así como el exceso de abono nitrogenado, favorecen esta plaga. Para prevenir, puedes pulverizar la planta con agua.

Polilla minadora: las orugas de la pollila Gracilaria azaleela hacen galerías entre las epidermis de la hoja. Para deshacerte de ellas, debes eliminar y quemar las hojas enfermas.

Mosca blanca: estas pequeñas moscas pueden pertenecer a diferentes especies: Aleurothrixus floccosus, Trialeurodes vaporiorum, Aleyrodes proletella o Bemisia tabaci. En cualquier caso, chupan la savia de la planta clavando su pico en las hojas. Su aparición se ve favorecida por las altas temperaturas y el ambiente húmedo. Para eliminarla, limpia las malas hierbas y realiza tratamientos químicos, pulverizando el envés de las hojas donde viven.

Otiorrhynchus: este escarabajo de color negro y aproximadamente 1 centímetro de largo se alimenta cuando es una larva de las raíces, produciendo un daño que puede ser irreparable. Salvar una Azalea que tiene sus raíces infestadas de larvas es sumamente difícil ya que se deberá aplicar un veneno sobre la planta para que al comer, las larvas muriesen. Si tienes una planta afectada con esta plaga, debes tomar precauciones para evitar el contagio: a mediados de verano es recomendable que trates a las demás plantas con Metil-pirimifos.

Finalmente, nos queda hablar de las enfermedades que pueden aquejar a las Azaleas. Veámoslas una por una:

Septoriosis (Socarrina): el hongo Septoria Azaleae ataca la planta, que presenta en un primer momento unas manchas amarillas en las hojas que van cambiando de color hasta un pardo rojizo. Luego, aparecen unos puntos negros sobre las manchas y finalmente, las hojas se secan en primavera. La manera de combatir esta enfermedad es eliminando las hojas atacadas y utilizando un fungicida.

Podredumbre de flores: el hongo Ovulinia Azaleae ataca las flores provocando manchas en los pétalos. Poco a poco, estos se marchitan y finalmente se pudren. Si ves una flor con estos síntomas, elimínala. Para prevenir la aparición de este hongo, no mojes las flores al regar.

Lepra: el hongo Exobasidium rhododendri invade la planta generando que las hojas presenten un color amarillento y con ampollas. Para prevenir la infección, puedes tratar los brotes con Oxicloruro. Te recomendamos además eliminar las hojas afectadas.

¿Cómo se reproducen las Azaleas?

Las Azaleas se reproducen por esquejes aunque es también es posible hacerlo a través de acodos.

Los especialistas utilizan la técnica del esqueje para reproducir Azaleas: toman un brote y lo colocan en un sustrato ligero, esperando que de él salgan raíces y nazca una nueva planta. Debes tener en consideración que los esquejes de Azalea muchas veces no enraízan, a diferencia de lo que pasa con otras plantas.  Por este motivo, puede ser recomendable utilizar la técnica del acodo. Ahora bien, ¿sabes acaso qué es acodar? Sencillamente, como su nombre lo indica, es meter el codo en la tierra. Seguramente te estás preguntando ¿qué codo? En realidad, al hablar de plantas, acodar implica coger un tallo grueso pero flexible de Azalea que esté cerca del suelo y acercarlo a la tierra, sosteniéndolo por ejemplo con una piedra para evitar que se levante y vuelva a su posición normal. La idea es que el tallo quede en contacto con la tierra durante un período de tiempo. De esa rama con el correr de los meses saldrán raíces y en ese momento se podrá cortar y transplantar, siempre utilizando un sustrato ácido adecuado para Azaleas.

¿Te has decidido ya? Las Azaleas embellecerán tu jardín ¡sin lugar a dudas!