Azolla

Azolla

Algunos helechos no lo parecen, su relación familiar se pierde por diversas causas, muchas de ellas implícitas en su forma, reproducción o hábitat. Un caso típico es el de la Azolla, único género de la familia Azollaceae  que en ocasiones es considerada como Salviniaceae.

A continuación presentaremos la semblanza de este helecho de nombres tan diversos como helecho mosquito, helecho de pato o helecho de agua y cuya utilidad resulta ambivalente, muy efectiva en la agricultura sobre todo en la del arroz, pero al mismo tiempo, sumamente agresiva por su capacidad de colonización de espacios acuáticos.

Clasificación taxonómica

Otro dato interesante, es que su clasificación taxonómica data de los primeros especialistas en el tema, siendo descrita por el naturalista francés  Jean-Baptiste Lamarck en el año 1783.

Reino:               Plantae

División:          Pteridophyta

Clase:               Pteridopsida

Orden:             Salviniales

Familia:          Azollaceae / Salviniaceae

Género:          Azolla Lam.

Usos

Cuando observamos estas pequeñas estructuras acuáticas, de colores variados, de extensión considerable, con colores tan intensos que parecen irreales, la primera utilidad que consideramos es la ornamental. Muchos jardines de lagos interiores las utilizan y su aprovechamiento es innegable.

Otra utilidad, es la que la señala como control de plagas en masas de agua estática, Su densidad llega hasta el punto de impedir prácticamente cualquier otra especie en su presencia, por lo que resulta ideal como elemento biológico de manejo ambiental.

Sin embargo, debemos recordar lo tremendamente efectivas que son en el aspecto reproductivo, por lo que su utilización debe ser limitada y manejada con criterios biológicos centrados en la posibilidad de control efectivo una vez que son insertadas en un ambiente determinado.

De esta forma, llegamos a su uso más extendido, sobre todo en zonas de Asia y América, dedicadas al cultivo del arroz. Se trata de su aplicación como fertilizante de áreas anegadizas como las que se emplean en el manejo de este cereal.

En efecto, si alguna vez has visto una extensión de siembra de arroz, observaras que es fundamentalmente una masa cenagosa, mitad agua, mitad barro en la cual se realiza el proceso de fijación de plántulas. La Azolla anabaena se aplica precisamente en el periodo anterior, cuando el terreno es una masa de agua estancada.

¿Recuerdas lo que dijimos sobre este simbionte? Su capacidad de absorción de nitrógeno es impresionante, así como su ritmo reproductivo, por ello, termina colonizando el espacio señalado por el agricultor y como el mismo termina por secarse hasta convertirse en una ciénaga, la Azolla muere, fertilizando efectivamente el terreno.

Ahora bien, esta experiencia está siendo replicada para otras especies  comestibles en la actualidad, con experiencias dedicadas al maíz, tubérculos y otros, que pueden contribuir definitivamente como elementos de beneficio socio económico sobre todo en países de economías deprimidas, donde por suerte, la Azolla es común.

Propiedades

La Azolla tiene una capacidad impresionante para la absorción de nitrógeno, debido a la cual, puede constituirse en un elemento básico en la generación de condiciones modificadoras del medio ambiente, no solo por su extensión, sino sobre todo por su capacidad reproductiva de alto impacto.

Asimismo, consideremos un aspecto poco convencional como el determinado por el color que adquieren ante la presencia de luz solar, de un intenso rojizo, debido a su capacidad de producción de antocianinas, por lo que tienen una tendencia a parecer una alfombra roja, que incrementa su disposición como planta ornamental.

Sin embargo, debemos asumir que dicha consideración entra en relación directa con la posibilidad de convertirse en un problema de orden biológico, porque asimismo son difíciles de controlar o limitar en sus efectos invasivos.

Pero, una propiedad importante deriva de su propio nombre, que viene del griego azo: seco; ollum: final, lo que significa algo así como que muere o termina en lo seco. Esto implica que su existencia se limita a las masas de agua, y por ello, su existencia está delimitada por ese factor fundamental.

Características

Como mencionamos en nuestra introducción, se trata de una familia de helechos, con variedades de características comunes que describiremos a continuación. Lo que más destaca de ellas es que son de hábitat acuáticos por lo que es conocida con nombres comunes como  helecho mosquito, helecho de pato o helecho de agua,

Su distribución se refiere a las zonas cálidas del planeta, sobre todo América en su totalidad, la mayor parte de África, Asia, particularmente en las zonas tropicales y subtropicales, Oceanía, en fin, todo espacio de agua dulce es potencialmente ocupado por la Azolla sin dificultades aparentes.

Ahora hablemos de su forma, son pequeñas plantas de no más de 5 centímetros de envergadura, que forman colonias tan extensas como el agua que colonizan. Su coloración normalmente es rojiza a plena luz del día y se torna a un verde pálido hacia la tarde o en condiciones de sombra.

Su caracterización acuática es el producto de una serie de pequeñas escamas superpuestas por debajo de las hojas que le permiten flotar mientras las raíces se mantienen libres en el agua, que debe ser exclusivamente dulce, debido a su intolerancia a la salinidad.

Un dato sumamente interesante sobre la Azolla y que nos permite entender su utilidad y al mismo tiempo el riesgo que implica se refiere a su papel en la reversión del efecto invernadero durante el final del eoceno. La razón fue por su extensión en diversas masas de agua dulce que permitieron la absorción de suficiente dióxido de carbono y con ello, revertir los efectos del cambio climático observado en el periodo.

Tipos

Azolla pinnata

Azolla pinnata

Entre las variedades de la Azolla nos encontramos con la pinnata, siendo originaria de África y estando presente en Asia y grandes partes del subcontinente indio así como en Oceanía, habitando sobre todo masas de agua estancada o de flujo sumamente lento debido a la debilidad de su follaje.

En lo que respecta a su forma particular, la misma es de una fronda triangular corta, con hojas redondeadas en su mayor parte, de 1 a 2 milímetros de diámetro y cubierta de pequeñísimos filamentos como pelos, que ofrecen una superficie aterciopelada en combinación de colores que van desde el rojo intenso, hasta el verde y azul.

En el caso de este variedad, su capacidad de flotar en el agua, se relaciona precisamente con la presencia de las estructura de filamento que la identifican que son hidrófobas por lo que le permiten repeler la acción de los movimientos repentinos en la corriente hasta un punto relacionado con la fortaleza de su estructura.

Sin embargo, existe un doble impacto de la especie que ha sido considerada como una plaga en países como Nueva Zelanda, donde invade ríos lentos navegables y se le combate con mecanismos de control biológico, sobre todo con el uso de especies como el  gorgojo Stenopelmus rufinasus, que ha sido empleado en otras variedades con éxito relativo.

Azolla anabaena

Azolla anabaena

Este es un caso interesante de colaboración en la naturaleza, la Azolla anabaena no es un individuo, sino dos de hecho, una bacteria y un helecho en contribución permanente para sobrevivir mediante una simbiosis que se ha visto inalterada en el tiempo.

Casi todas las variedades de Azolla como la pinnata mantienen una relación de interdependencia con cianobacterias como la anabaena para formar un simbionte, en el que el helecho ofrece un hábitat resistente y la bacteria su capacidad para la fijación de nitrógeno, definiendo con ello, su capacidad para sobrevivir en ambientes bajos en el mismo.

Dicha capacidad de absorción química, le impone su principal utilidad, porque puede de alguna manera mejorar espacios determinados por el inicio de la cadena biológica de alimentación. En efecto, ya te señalamos los usos que tiene, pero recuerda mantener este dato relacionado con la simbiosis que te indicamos.

Reproducción

Este tipo de helechos demuestran su alta capacidad de adaptación precisamente a través de dos mecanismos reproductivos, normalmente inexistentes en otros miembros de la especie. Su reproducción puede ser asexual, todo tallo de la misma, regenera y se convierte en un nuevo espécimen.

Asimismo, mantienen el proceso reproductor sexual a través de la aparición de esporas tanto femeninas como masculinas, separadas en los periodos de crecimiento y evolución. Hacia el final del mismo, la espora femenina que posee un solo esporangio o espora útil, crece hasta considerarse como una mega espora, eclosionando, flotando libre en el agua, donde es fecundada por los esporangios masculinos que son múltiples.

Su capacidad reproductiva es tan intensa e incluso peligrosa, que muchos estudios señalan que es capaz de duplicar su biomasa en un periodo no superior a tres días si las condiciones climáticas lo permiten. Esto implica un riesgo biológico tan determinante que países como España prohíben su importación para limitar su efecto negativo sobre especies nativas.

Como podemos observar, se trata de situaciones que facilitan su gran expansión, limitándose solo por la extensión de las masas acuáticas que colonizan. Estimar este tipo de reproducción también incide sobre el hecho de considerarlos en algunos casos como plagas debido a la imposibilidad de otras especies para ocupar su hábitat, sobre todo porque consumen la totalidad de nutrientes disponibles.

Señalamos al principio que existen plantas cuyo beneficio puede ser extraordinario y solo comparable con su potencial negativo. Creemos haber descrito con eficiencia esta especie de situación contradictoria en la que la Azolla se presenta como un ejemplo.

Sin embargo, estamos convencidos que finalmente se impondrá el rango de beneficios por desarrollar, porque se trata de una especie que ya ha demostrado su utilidad, aunque solo la veamos como un fenómeno hermoso en el agua de un estanque artificial.