Espuela de caballero

Espuela de caballero

El Delphinium, también conocido como espuela de caballero es una herbácea vivaz considerada como una las mejores y más hermosas opciones como planta ornamental. Y es que sus hojas largas y estrechas, su gran altura y sobre todo sus flores, aportan elegancia y belleza a todos los espacios que ocupa.

Características

La espuela de caballero pertenece a la familia de las Ranunculáceas que está integrado según los expertos por más de 200 especies dentro de las que destacan la Delphinium grandiflorum, Delphinium cardinale y Delphinium consolida.

Son plantas rizomatosas anuales, bianuales o perennes que pueden llegar a medir entre los 50 cm y 1.80 metros. Sus tallos son lisos, de un color gris-azulado que cuenta con hojas pecioladas y alternas con base cordiforme, es decir, con forma de corazón divididas en 3 o 5 lóbulos puntiagudos.

Son nativas del hemisferio norte, partes de África, Asia y América. Y se pueden encontrar junto a los canales, en las cunetas, las acequias de riego y cabeceras de parcelas cultivadas.

Flor espuela de caballero

Sin lugar a dudas la parte más llamativa de la espuela de caballero son sus flores grandes y coloridas que florecen en racimos laxos y verticales de hasta 30 cm de largo. Sus flores simples o dobles, presentan bordes redondeados y un diámetro aproximado de 2 a 3 centímetros que tienen su floración durante la primavera.

Quizás el color azul-violeta sea el más relacionado con la flor del Delphinium, pero pueden ser también de color rojo, rosa, púrpura, amarillo o morado. El conjunto de pétalos, sépalos y otros órganos foliares denominado espolón de esta planta es muy característico, de tal forma que, en la edad media, tiempo donde se inició su registro, se le empezó a llamar “espuela de caballero” pues su forma recuerda esta parte del equipo que portaban los jinetes de la época.

Flor espuela de caballero

Cuidados

cuanto a luminosidad se recomienda la exposición al sol directa si existe cierta humedad, pero en climas muy calurosos o secos como los presentes durante el verano, lo mejor es mantenerlas en un lugar con sombra parcial.

El suelo donde se encuentre la espuela de caballero debe ser ácido, siempre estando por debajo de un pH 7. La turba y el abono orgánico son excelentes para su mantenimiento, los riegos deben de ser frecuentes, evitando encharcar la base de la planta. Es importante mantener el suelo siempre húmedo y bien drenado. Para ello se pueden colocar hojas en la base de la planta consiguiendo retener la humedad por más tiempo.

Es recomendable a fin de fortalecer el Delphinium y promover el aumento de sus flores, eliminar las espigas florales el primer año y algunas flores al año siguiente. Durante la primavera se aconseja abonar con un fertilizante mineral equilibrado, sobre todo cuando aparezcan los capullos.

Su reproducción puede llevarse a cabo por semillas sembradas a finales del invierno en un invernadero, pero este método es complicado. Por lo tanto, la mejor opción es hacerlo mediante la división de la mata; para muchos especialistas es fundamental colocarles un tutor para que las flores permanezcan erguidas.

La espuela de caballero es susceptible a ciertas plagas de caracoles y babosas, así como a sufrir de bacteriosis y si la cantidad de humedad es excesiva suele aparecer en ella con frecuencia el hongo oídio.