Helecho real (Osmunda regalis)

Helecho real (Osmunda regalis)

El Helecho real (Osmunda regalis), es una de esas plantas comunes de jardín de aspecto nada sorprendente, que generalmente encontramos en balcones, jardines, espacios públicos de todo tipo, debido a su carácter ornamental muy extendido alrededor del mundo.

Vengan, les invito a que conozcamos juntos las propiedades del helecho real, una planta por la que despertaran interés cuando descubran sus potencialidades en la salud y como un indiscutible ornamento para el hogar.

Taxonomía

La clasificación taxonómica del Helecho real (Osmunda regalis) es la siguiente:

Plantas Reino Plantae

Plantas Vasculares Filo Tracheophyta

  • Helechos clase Polypodiopsida
  • Subclase Polypodiidae
  • Orden Osmundales
  • Familia Osmundaceae
  • Género Osmunda
  • Helecho Real Osmunda regalis
  • Osmunda regalis var. regalis

Características

Se trata de un helecho y por lo tanto de una planta caducifolia herbácea, con dos tipos de follaje, uno de carácter fértil y otro estéril, que se extienden desordenadamente, pero que se diferencian fundamentalmente porque el primero es más corto y apiñado, mientras el segundo crece desordenadamente con frondas más largas y ralas.

Su tamaño es variable, una planta joven alcanza los 60 cm, pero puede llegar a los 160, como altura máxima. Su ancho máximo es de 40 cm, con follaje conformado por pinnas, nombre que se da a sus hojas compuestas, por dos estructuras paralelas.

En cuanto a su hábitat, aun cuando puede vivir en prácticamente cualquier lugar, prefiere los sitios de alta humedad en suelo, de hecho, ambientes de pantano, con calor variable porque puede reproducirse en climas templados, hasta subtropicales, lo cual da cuenta de su extrema adaptabilidad.

Un dato interesante es el relativo a su origen, se trata de una planta que se encuentra prácticamente en todo el mundo, desde Europa, África y América. Esto se relaciona fundamentalmente con la antigüedad de la especie, la cual data de los albores de las vegetaciones complejas y por ello, su extensión refiere más bien a una cuestión de resistencia evolutiva.

Sin embargo, en la actualidad se encuentra en una clasificación negativa para la Unión Internacional para la Conservación de la Naturaleza (UICN), que la determinó como una especie casi amenazada. Es decir, las condiciones de su hábitat, han ido desmejorando o el mismo está desapareciendo como consecuencia del drenaje de suelos pantanosos para utilidad humana.

Propiedades

Hablemos de propiedades, y en este sentido, tiene tres fundamentalmente, primero, su extensión es de tal magnitud que se le ha considerado como una planta ornamental por excelencia. Es frecuente encontrarla como parte de jardines, sobre todo de los de tipo colgante, por su exuberancia y la riqueza de su follaje en cuanto a volumen y color intenso.

Asimismo, tiene usos de tipo botánico, porque se utiliza como soporte para otras especies. Es el caso del aprovechamiento de sus rizomas para el crecimiento de orquídeas cultivadas y otras plantas epífitas. Esto aplica para toda la variedad Osmunda por su alta resistencia y durabilidad.

Finalmente, tenemos los usos medicinales, como dijimos anteriormente, desde su aplicación como tónico, astringente, vulnerario, purgante, diurético, antirreumático, antihemorrágico, la gama es sumamente amplia y posteriormente te explicamos cómo aplicarlo.

Reproducción

Como todo helecho, su reproducción es a través de esporas, las frondas se dividen en fértiles y estériles, en las primeras se evidencia la presencia de esporangios, que son los contenedores de las esporas y se encuentran protegidos por el resto del follaje del helecho. Al principio, esta parte es de un verde intenso hasta su maduración en cual se tornan marrones.

Una vez que alcanzan la madurez reproductiva, las esporas salen del esporangio y se esparcen de manera natural, siendo trasladadas fundamentalmente por corrientes suaves de aire. Una vez en contacto con el suelo, si el mismo tienen las condiciones adecuadas, sobre todo de humedad y pH, la espora eclosiona, dando origen a un nuevo individuo.

En condiciones naturales es una especie que se reproduce sin dificultades, solo se requiere de algunos aspectos que hemos señalado anteriormente, en cuanto a suelo húmedo, sombra, pH ácido y pobreza de nitrógeno. Si replicamos estas condiciones en ambientes como los de un jardín, lograremos el mismo efecto que el de la naturaleza.

Distribución

Como señalamos anteriormente, su extensión es notable, sobre todo por su origen antiquísimo. Los helechos en general se cuentan en las primeras plantas que existieron en el planeta y sus derivaciones evolutivas, constituyen precisamente parte de ese legado, por ello, al presentarse su distribución, hay que hacer hincapié en que no son especies importadas por la acción humana.

Al contrario, las variaciones son el producto de la simple evolución. Se puede encontrar desde Europa, sobre todo al norte en zonas de clima templado, hasta África, América y partes de Asia, en temperaturas cálidas tropicales, con excepción de Australia y la Antártida. Esto nos indica algo fundamental, se trata de una planta sumamente resistente, que se adaptó a todo tipo de climas y hábitats  y de allí su extensión a nivel mundial.

Observen un punto interesante que puede dar luz sobre la extensión que la identifica, los requerimientos de suelo del helecho real, son fundamentalmente los siguientes:

En lo relativo a la luz: requiere espacios con sombras perennes, por ello, siempre está asociado a otras plantas de mayor tamaño. Eso en el caso de su existencia en la naturaleza. Su temperatura ideal es de más de 28ºC, lo cual se considera cálido aun cuando puede existir en una gama que va desde 18ºC hasta 35ºC, siempre que otros requerimientos estén presentes.

Entre estos requerimientos se encuentra el centro de su existencia que son los suelos de alta humedad, pantanosos, con un pH acido de 3.5 a 5.5 y con ambientes pobres en nitrógeno. Todas estas condiciones explican el porqué de su extensión tan amplia, porque demuestran una adaptabilidad a diversos hábitats a nivel mundial.

Usos medicinales

Como les señale al principio de nuestro artículo, esta planta tiene mil usos, y todos comprobados por la experiencia, a continuación te indico alguno de ellos, los que sin duda, tendrán un impacto benéfico sobre tu salud y también en la belleza de tu jardín.

Como reconstituyente. Se trata de la aplicación reconocida en muchas partes del mundo, como parte de un conocimiento ancestral. Por cada litro de agua, 40 gramos de rizoma de helecho real, hervir durante 15 minutos y dejar enfriar, colar y endulzar preferiblemente con miel pura y beber de 2 a 3 tazas al día.

Esta es una aplicación sumamente extendida sobre todo en Europa, de hecho en los países nórdicos, se le considera como un alimento formal, se sirve de hecho como una bebida caliente, como puede ser nuestro café.

Como apósito para heridas. Es fundamental entender que lo más saludable de este helecho es precisamente el rizoma que concentra sus propiedades medicinales. Se prepara en forma de compresas seleccionando un pequeño corte de al menos 50 gramos., luego se hierve en un litro de agua, se toma la raíz cocida se exprime y se trata la zona afectada, hasta lograr la cicatrización.

Para el tratamiento de hernias. Esta preparación puede ser de dos formas, la primera es tomando durante una semana, dos veces al día, de 8 a 10 gramos del rizoma, masticando fuertemente hasta que el mismo pierda su sabor fuerte y herbal, luego lo desechas.

La otra alternativa, es pulverizando las hojas del helecho, en un mortero, la pasta que se genera, puede ser agregada en una cantidad de dos cucharadas al café u otra bebida caliente, esto se repite dos veces al día, durante una semana.

Contra el reumatismo. Esta aplicación es una variante de las anteriores, pero más robusta es decir, por cada litro de agua, se agregan 100 gramos del rizoma, dejando hervir por media hora. Se cuela, endulza con miel y se toma al menos tres veces al día.

Como antiséptico. Para ello, tomamos unos 200 gramos, tanto de rizoma como de follaje, sobre todo el estéril que normalmente está más cerca del suelo. Se pasan por el mortero y se colocan en unos dos litros de agua a hervir durante media hora. Su aplicación será en las zonas afectadas o incluso como un baño preventivo de infecciones cuando se han visto expuestos a riesgos biológicos.

No podemos menos que asombrarnos con las utilidades de este helecho, desde aspectos tan disimiles como el ornamental o el medicinal.  En efecto, su aprovechamiento no se limita a expresiones aisladas, sino a un conjunto importante con el que cada hogar debe contar. Su aspecto medicinal, cuenta con un aval de siglos, sobre todo en Europa, de eso no caben dudas.

Pero además, sus aplicaciones ornamentales, su sentido orgánico cuando se trata de decoración de exteriores, así como la facilidad con la cual se reproduce, hacen de este helecho, un miembro noble de las plantas, no solo por su título (Helecho real), sino por su capacidad para brindar beneficios como los que hemos señalado, no dudes en utilizarlo, no te arrepentirás.