Helechos

Helechos

Los helechos son unas de las plantas vasculares más antiguas del mundo. Su diversificación apareció en el devónico, es decir hace más de 400 millones de años aproximadamente. En aquel período los helechos fueron fundamentales para crear hábitats y alimento para que se produjera la ocupación terrestre.

Hoy en día su utilidad se concentra en el aspecto ornamental, siendo muy utilizadas para decorar espacios dentro y fuera de casas u oficinas. Tienen características únicas dentro del reino vegetal, como su forma de reproducirse, de la cual hablaremos más adelante en este artículo.

Características

Los helechos (Pteridofitas) son plantas herbáceas en su gran mayoría, aunque existen unas pocas especies arborescentes.

Se caracterizan por no producir flores ni semillas. Sus tallos conocidos como rizomas que crecen generalmente sobre y por debajo de la superficie del suelo de forma horizontal; la mayoría están cubierto por escamas lanceoladas u orbiculares, aunque en algunas especies están cubiertos por pelos unicelulares o pluricelulares.

helecho
Poseen hojas de gran tamaño y con forma pinnada conocidas como frondas, que son monomórficas en la mayoría de las especies, pero existen otras en las que son dimórficas.

El esporangio presenta un pedúnculo que sostiene una cápsula que es recorrida por una fila de células llamada anillo, de gran importancia en la dispersión de esporas. Los soros o agrupaciones de esporangios pueden ser redondeados o alargados y generalmente se localizan en el lado abaxial, dispuestos de forma paralela a la vena media u oblicuos.

Los helechos son originarios de zonas tropicales y ecuatoriales húmedas. Existen especies adaptadas a un amplio rango de hábitats, como bosques tropicales, de niebla, templados y secos. Por lo mismo hay una gran diversidad de clases,tipos, tamaños y formas. Se pueden encontrar desde plantas muy pequeñas hasta árboles de varios metros de altura.

Requieren de bastante luz, pero no toleran bien la exposición directa al sol, la temperatura idónea para su crecimiento oscila entre los 15º y los 24º C. Por tal motivo la mayoría de las especies resienten las heladas, excepto especies como el helecho arbóreo (Dicksonia antarctica), que puede resistir sin problemas temperaturas de hasta los -2 grados centígrados.

Tipos y Clasificación

Los helechos comprenden un grupo muy diverso, cuya clasificación es objeto de constantes discusiones y modificaciones.

En la actualidad se consideran helechos superiores a los comprendidos en la superdivisión Pteridophyta que comprende las divisiones: Lycophyta y Monilophyta, que a su vez contiene a las divisiones que antiguamente se llamaban: Equisetophyta, Psilotophyta y Pterophyta (anteriormente llamados «helechos verdaderos»)

Actualmente se estima la existencia de 10,000 especies en el mundo, concentradas el 75% de ellas en la zona ecuatorial y áreas tropicales con diversos ambientes. Por ejemplo, en México se encuentra una de las floras de helechos más diversas del mundo compuesta aproximadamente por 124 géneros, 1,008 especies (186 endémicas) y 16 infraespecies.

En Brasil se han descrito más de 1.000 especies de helechos y dentro de la Península Ibérica y Baleares se tiene conocimiento de 111 especies de helechos.

Entre los helechos más conocidos y cultivados destacan las siguientes especies:

Cuerno de alce (Platycerium bifurcatum): Se le conoce de esta manera debido a la forma de sus frondes, anchos, fértiles, colgantes y muy divididos.

Blecno (Blechnum gibbum): Se caracteriza por sus rizomas que crecen de forma muy vigorosa y por la proclividad de sus hojas a estropearse cuando se vaporizan con agua.

Culantrillo (Adiantum capillus): Es uno de los helechos más delicados. Sus hojas son cortas, anchas, muy livianas y requiere de un nivel alto de humedad, tanto en la tierra como en el ambiente.

Nido de ave (Asplenium nidos): Una de las especies más recomendadas para interiores, proviene de la India y Australia. Comúnmente se cultiva en invernaderos.

Cuidados

Los helechos pueden presentar ciertos problemas, principalmente relacionados con sus hojas. El primero de ellos es la deformación o textura pegajosa que adquieren sus frondes. Esto debido a las cochinillas, que excretan una melaza que los deja pegajosos.

También pueden presentar un color amarillento o manchas de color marrón. Y por último es muy común que las hojas más jóvenes se pudran debido a un exceso de agua. Para que todos estos problemas no ocurran se recomienda tener los siguientes cuidados con los helechos:

No exponerlos al sol directamente: Los helechos necesitan de mucha luz, pero de forma indirecta. En interiores se recomienda colocar la planta cerca de una ventana.

Regarlos regularmente: Estas plantas requieren de humedad, en el ambiente y también en la tierra, que debe de estar húmeda pero no inundada. Es preferible un riego ligero pero constante, que regarlos abundantemente de vez en cuando. Durante el invierno se recomienda reducir el riego para evitar que sus hojas se tornen amarillentas.

Abonarlos: Dentro de los cuidados que requieren los helechos está el aplicarles un fertilizante adecuado para plantas de interiores o específico para ellos. Se debe hacer de forma mensual y a partir de los 6 meses en que se plantó en la maceta.

Trasplantarlos: Cuando empieza a haber problemas de drenaje en la maceta, la planta crece más lentamente o se nota ya apretada, hay que trasplantarlos para que continúen con su crecimiento normal, de preferencia en un sustrato poroso con mantillo o turba.

Quitar las hojas muertas: Recortar las hojas dañadas mantendrá el helecho saludable y en caso de estar afectado por alguna plaga evitará que las plantas adyacentes no se contagien.

Reproducción

En el caso de los helechos su sistema de reproducción es diferente a las demás plantas. Pues la realizan por medio de esporas, en la mayoría de los casos. Porque existen algunos géneros como el Adiantum que se pueden reproducir además por división de mata y como el Nephrolepis que lo hace también por estolones.

Debajo de las frondes se pueden observar los soros (agrupación de esporangios) que darán lugar a las esporas con gametos femeninos (anteridios) y masculinos (arquegonios), que al unirse formaran un cigoto que será transportado por la espora hacia el suelo, allí iniciara su germinación, posteriormente crecerá un rizoma del que se desarrollarán raíces y frondes.

En caso de que desees realizar tu este proceso de reproducción debes de seguir los siguientes pasos:

  1. Recolecta las esporas (se dan una vez al año en primavera), esperando a que se encuentren maduras, es decir que tengan un color negro o marrón oscuro y por su apariencia abierta.
  2. Puedes raspar suavemente las hojas para obtenerlas o atar pequeñas bolsas de papel a las hojas para atraparlas cuando caigan por su cuenta.
  3. Siémbralas inmediatamente, para ello colócalas sobre la tierra húmeda y cúbrelas con un vaso de vidrio o plástico para mantener la humedad.
  4. Coloca la maceta en un lugar cálido, con mucha luz. Es importante mantener la humedad entre un 70 y 80%.
  5. Cuando germinen las plantas nunca la expongas al sol directamente, mantenlas con luz indirecta.
  6. Por último, trasplántalas cuando tengan un tamaño de entre 5 y 7 centímetros y sigue los cuidados mencionados anteriormente.