Nenúfar

Nenúfar

El nenúfar es una planta acuática que se utiliza con frecuencia para decorar lagos, y estanques. Su nombre científico es Nymphaea (palabra griega que significa ninfa), forma parte de la familia de las Nymphaeaceae y se conoce comúnmente como lirio de agua o ninfea.

Son plantas originarias de África y Asia, donde florecen en charcos y lagos con aguas casi permanentemente estancadas. Se puede identificar por sus hojas ovaladas o redondas que flotan junto con su flor, cuyos vivos colores varían desde el blanco hasta el púrpura.

Existen numerosas especies y variedades, de sus sencillas flores y abundantes pétalos, emana al florecer una fragancia de aroma particular, que a algunas personas les recuerda al brandy.

Características

Hojas: El nenúfar posee dos tipos de hojas. Las primeras germinan bajo el agua cuando la planta empieza a desarrollarse. Y las segundas, son hojas largas que se encuentran en la parte superior y que son las que flotaran en el agua.

Flores: Son grandes, con muchos pétalos, de colores vivos que flotan sobre la superficie del agua al igual que sus hojas. Tienen un tiempo de vida muy corto, aproximadamente entre 4 o 5 días y su floración se produce durante el verano, entre los meses de mayo y septiembre.

El fruto que producen es una cápsula en forma de pera que al madurar se desprende de la planta y flota por algunos días sobre el agua.

Raíces: El nenúfar puede desarrollar grandes raíces, llegando a medir entre 4 o 5 metros. Dependiendo su longitud de la profundidad del agua en la que se encuentren.

Iluminación y temperatura: Esta planta necesita mucha luz solar para desarrollarse adecuadamente. Aunque soportan los lugares sombríos en ellos su crecimiento se alenta, existen especies que toleran breves temporadas de bajas temperaturas (menores a 5°C) pero lo recomendable es cultivar el nenúfar en climas cálidos (20°C grados)

Sustrato: Debe ser bajo en nitrógeno y cubierto de pequeñas piedras; para aportar los nutrientes necesarios a la planta es recomendable cambiarlo cada 3 meses.

Propagación: El mejor método consiste en dividir las matas existentes durante la primavera, sin dañar las raíces. Otra manera fácil de reproducir el nenúfar es a través de las semillas obtenidas de las cápsulas que se encuentran flotando en el agua.

Cultivo: Para ser plantada se requiere de una maceta de 30 cm de diámetro aproximadamente con pequeños agujeros. En ella se debe colocar tierra, enriquecida con fertilizante bajo en nitrógeno, turba y pequeñas piedras. Haciendo capas y dejando espacio para las raíces.

Estas deben colocarse con mucho cuidado dentro de la tierra y ser cubiertas por otra capa de tierra y fertilizante. Agregando piedras que cubran la superficie de la maceta para evitar que la tierra y la planta se salgan al sumergirla.

Posteriormente si la planta es pequeña, debe estar sumergida a unos 20 o 30 cm de la superficie, y a medida que crece, ir bajándola hasta llegar a los 50 o 60 cm. Para hacer esto se puede utilizar ladrillos bajo la maceta y a medida que vaya creciendo la planta ir eliminando de la base los ladrillos.

Tipos

En la actualidad existen poco más de 1.700 variedades de nenúfares, aunque solo hay reconocidas alrededor de 70. Algunos ejemplos son:

Nenúfar rosa

La Nymphaea «Hollandia» es una de las muchas especies de nenúfar que posee un color rosado. Requiere bastante luz solar y florece a principios de mayo y termina en octubre. Tiene una alta rusticidad lo que significa que tiene la habilidad de sobrevivir en condiciones adversas, como las heladas.

Nenúfar rosa

Otros tipos de nenúfar rosa son: Marliacea Carnea, Mayla, Colossea, Rouge, Pink beauty.

Nenúfar blanco

El nenúfar blanco europeo (Nymphaea alba) es también conocido como aguapé blanco, azucena de agua o escudete de Europa. Su floración ocurre entre los meses de junio y agosto en ríos tranquilos y los estanques de países como China, India, Marruecos, Rusia, Argelia, Túnez y el suroeste de Asia.

Se le atribuyen propiedades medicinales como calmante, inhibidor del deseo sexual y anticolinérgico.

Nenúfar blanco

Nenúfar azul

La Nymphaea caerulea es nombrada comúnmente como loto de Egipto, loto azul egipcio o loto sagrado del Nilo. Esta especie de nenúfar que crece a las orillas del Nilo está relacionada ampliamente con los egipcios quienes los consideraban sagrados. Pues se les asociaba con el renacimiento; debido a que al amanecer surge del agua y florece hasta el ocaso del día, posteriormente se hunde bajo la superficie y pasa allí toda la noche.

Incluso se han encontrado fósiles del nenúfar azul en tumbas de faraones y algunas de sus deidades fueron representadas en dibujos portándolas en su cuerpo o vestimenta.

Nenúfar azul

Nenúfar amarillo

A este nenúfar se le conoce como botellera, cubilete, maravilla de río, ninfa amarilla, azucena de agua amarilla, escudete amarillo, hojas de carambuco, lampazo o ninfea amarilla.

Esta planta perenne es nativa de regiones de Europa y Asia, donde crece en lagos y estanques de agua dulce. Lleva por nombre científico (Nuphar lutea), por mucho tiempo sus raíces se utilizaron de forma medicinal, colocándolas sobre la piel de las personas o comiéndolas para curar algunas enfermedades.

Nenúfar amarillo

Victoria regia

De nombre científico Victoria amazónica es la flor acuática más grande del mundo. Nativa de las aguas poco profundas del río Amazonas (Perú y Brasil).

Se caracteriza por tener grandes hojas circulares de entre 1 y 3 metros de diámetro, tiene un promedio de vida de 5 años y su increíble flor puede llegar a medir hasta 40 cm. La cual solo se abre durante dos noches consecutivas y atraen con su agradable fragancia y con el calor que produce a los escarabajos que se encargan de polinizar la planta.

La primera noche la flor es de color blanco y es femenina. La segunda noche la flor es rosada y masculina; al llegar el siguiente amanecer la flor se cierra definitivamente y se sumerge de nuevo, donde madurarán sus semillas.

Victoria regia

Cuidados

El nenúfar en general es una planta bastante resistente, con pocas exigencias y de fácil mantenimiento. Requiere de los lugares abiertos, muy soleados y con aguas tranquilas para su correcto desarrollo.

El sustrato debe ser renovado constantemente para que pueda absorber los nutrientes necesarios y se deben de quitar las hojas secas a fin de evitar la contaminación del agua por materia orgánica en descomposición.

Con respecto a plagas y enfermedades son proclives a su sufrir daño en su salud y floración por hongos como el Cercospora que se manifiesta como manchas en la superficie. Los hongos (Pythium) son capaces de pudrir las raíces si sus esporas se encuentran en el sustrato; y por una especie de áfido conocido como el pulgón del nenúfar (Rhopalosiphum nymphaeae). Para combatirlos se recomienda aplicar fungicidas y sustratos de calidad.

Habitat

Gracias a la cantidad de especies de nenúfares, hibridaciones y plantaciones se pueden encontrar por casi todo el mundo. Favoreciendo a la mayoría las aguas ligeramente cálidas y tranquilas.

Entre los lugares donde pueden crecer y ser cultivados se encuentran:

  • Estanques
  • Lagunas
  • Piletas
  • Charcos
  • Lagos pequeños
  • Piscinas