Trepadora Jazmín

Trepadora Jazmín

Aromático, hermoso, sedante, son solo algunos de los adjetivos con los que es común que califiquemos algunas de las características de estas flores, tan diversas como extendidas alrededor del mundo. Perfumería, farmacopea, jardinería, son solo algunas de las áreas en la que es posible encontrar al jazmín como un protagonista fundamental.

A continuación te presentamos un artículo basado en esta planta, sus variantes, usos, los cuidados necesarios para su correcta disposición así como los procesos asociados a su reproducción.

Descripción de la enredadera jazmín

El nombre jazmín es un apelativo genérico para muchos plantas de flores pequeñas asociadas al género jasminium y que se presentan en forma de arbustos o de especies trepadoras, sobre las que haremos énfasis en el presente artículo. Su origen es muy extendido, pero provienen más que nada de Europa y Asia media. Hay de hecho variedades desde China, hasta España, lo que demuestra su gran versatilidad.

El género está compuesto por al menos 200 especies que pueden encontrarse en diferentes ambientes, pero son fundamentalmente de regiones cálidas, pero sin llegar a extremos de temperatura.

En cuanto a su estructura, son arbustos generalmente, pero se presentan muchas variedades como plantas trepadoras. Su variabilidad, les permite presentar diversos tipos de follaje, desde el perenne, hasta el caducifolio y semicaducifolio, lo que implica que hay algunas que no pierden sus hojas, otras que lo hacen de manera permanente y otras, solo a veces.

Finalmente, su tallo es cuadrangular, verde con ligeras tonalidades grises según la época del año, muy tupido debido a su capacidad para extenderse con hojas que se alternan. Las flores de colores diversos, desde el blanco, hasta azules intensos, son hermafroditas de 5 pétalos, forman racimos y surgen desde las axilas de las hojas.

Taxonomía

Reino:             Plantae

División:         Magnoliophyta

Clase:              Magnoliopsida

Subclase:         Asteridae

Orden:            Lamiales

Familia:           Oleaceae

Tribu:              Jasmineae

Género:           Jasminum L.

Tipos

Como pueden ver en el punto correspondiente a la taxonomía, los jazmines son un género, del cual se desprenden innumerables variedades o especies que a continuación describimos de manera limitada porque llegan a contabilizarse hasta 200 variedades.

Jazmín Officinale

Jazmín Officinale

Es el más común de las especies, por ello se le dice jazmín común y es de color blanco, siendo el más extendido alrededor del mundo. Su origen se encuentra en el oriente medio, específicamente en la zona del subcontinente indio, así como al sur de China. Sin embargo se ha cultivado prácticamente en todos los rincones del planeta.

Jazmín Humile

Jazmín Humile

Esta es una variedad originaria de China, con un intenso color amarillo, siendo identificada como un arbusto que llega a tener hasta 5 metros de altura. Sus flores tienen forma de tubo, con una estructura de 5 pétalos, que presentan bordes redondeados de 2 o 3 cm., cada uno.

Jazmín Nudiflorum

Jazmín Nudiflorum

Esta es una variedad oriunda del Tíbet y Nepal, sobre todo de las zonas desérticas frías, lo que demuestra su capacidad para adaptarse a ambientes diversos. De nuevo la característica más destacable de esta variedad es su color amarillo, y se le identifica por otros nombres, como jazmín de San José, así como invernal. Esta es una planta trepadora que carece de aroma en sus flores, que a su vez tienen 6 pétalos en forma abierta.

Jazmín Grandiflorum

Jazmín Grandiflorum

Es otra planta trepadora, oriunda de la región de la cordillera Himalaya, con un fuerte aroma y de una envergadura significativa de hasta 7 metros de altura. Llama la atención por ser de las pocas plantas que florecen a una altura superior a los 4 mil metros así como por su capacidad para adaptarse. Su fragancia característica, se une a un color blanco teñido de pinceladas rosadas.

Jazmín de las Azores

Jazmín de las Azores

Como su nombre indica, esta es una planta que puede encontrarse en las islas Azores, que pertenecen a Portugal, formando parte de la flora de una región fundamentalmente seca y fría al norte del Atlántico europeo. Es una trepadora y sus flores tienen una estructura en forma de estrella, con un color blanco que resalta por su pureza, con un aroma suave de notas dulces y agradables.

Jazmín amarillo o de primavera

Jazmín amarillo

Se trata de una variedad europea que tiene un color amarillo en flores de 5 pétalos, con un aroma sumamente fuerte pero dulce que la caracteriza como insumo en el campo de la perfumería. Es una trepadora, con un tallo sumamente fuerte que puede llevarla a medir hasta 7 metros en todo tipo de superficie de sujeción.

Jazmín Arabia

Jazmín Arabia

Es una variedad de un color blanco considerablemente puro, con flores de 5 pétalos redondos, sumamente delicados y que debe recibir sol intenso todo el día y que no soporta los climas muy fríos.

Cuidados de la enredadera jazmín

Lo primero que debemos asumir es que por sus numerosas especies, es difícil establecer un resumen de cuidados que las asuma a todas. Sin embargo, sus características, permiten definir algunas recomendaciones básicas.

En primer lugar, a pesar de su resistencia, son plantas adaptadas para vivir en climas templados, con notables excepciones que hemos mencionado anteriormente. Es fundamental que cuenten con abundante sol, así como un riego estable pero moderado para casi la totalidad del género.

Debido a la delicadeza de sus flores, se deben extremar los cuidados para el caso de la recolección, porque en la mayoría de las variedades, las mismas no llegan a vivir más de uno o dos días.

En cuanto a las condiciones del suelo, debes procurar que su PH, sea lo más neutro posible, con drenaje suficiente que mantenga la tierra húmeda pero no anegada, porque las raíces requieren de cierto nivel mínimo de humedad para no degradarse.

Poda

La poda requiere de un concepto básico identificado con la salud de las terminaciones y del follaje. Este proceso requiere de la separación de las partes muertas, así como de los tallos enfermos para facilitar la floración de las más sanas. Debe realizarse en periodos secos, no muy fríos para evitar que la planta se queme.

Ahora bien, recuerda que hemos señalado la existencia de muchas variedades, por ello, cada poda dependerá de las características particulares. De hecho, las especies como el Jazmín de Arabia son más delicadas y la poda debe realizarse exclusivamente a finales del invierno. Así mismo, no se debe podar en el periodo de floración porque lo inhibe.

Reproducción de la trepadora jazmín

Su reproducción en cautiverio, es a través de esquejes o acodos del tallo de la planta, que se siembra simplemente en el suelo fértil, teniendo el cuidado que este cerca de la superficie de sujeción, en el caso de ser una trepadora. La parte ideal para realizar esta operación es la del tallo verde, pero en la parte intermedia para garantizar juventud en la planta.

Una vez que se ha seleccionado un esqueje de más o menos 15 cm., se coloca en la tierra y van surgiendo yemas de hojas que de prosperar establecerán una nueva planta para el final del ciclo de verano, toda vez que debes sembrarla a finales del invierno.

Usos y beneficios

Entramos en la parte interesante de nuestro artículo para señalar los beneficios representados por esta planta. Debido a la cantidad de variedades que existen, nos concentraremos en las condiciones de la más común, la officinalis.

En perfumería y aromaterapia

Su fuerte aroma de características dulces, la convierte en un perfumador natural de los espacios que ocupa, pero además, sus aceites esenciales son utilizados masivamente en el desarrollo de muchos perfumes y fragancias de las que forma base fundamental.

Asimismo, se le reconoce un efecto tranquilizante por lo que se le aprovecha en los hogares en los que se ha plantado como un refrescante aromatizador natural. La frecuencia de su floración, hace que se considere como una flor de larga duración pero al contrario, no vive mucho pero su abundancia compensa esta característica.

 Calmante

El aceite esencial del jazmín, se caracteriza por ser sumamente refrescante, producto de su composición en la que destaca el linalol, lo que señala su utilidad para disminuir tensiones con una infusión diaria.

Antiespasmódico

Por la misma razón del párrafo anterior, se le ha señalado como un eficaz remedio para combatir los cólicos menstruales, así como digestivos. En este caso, el componente fundamental de dicha condición es el ácido fenilacetílico, que forma parte de los medicamentos para este tipo de dolencias.

Para combatir problemas en la piel

El mismo ácido fenilacetílico, funciona como regulador del exceso de grasa en la piel y por ello se utiliza en forma de cataplasmas para controlar el acné. Su uso se ha extendido hasta el punto que muchas cremas para esta finalidad tienen entre sus componentes, maceraciones de jazmín.

En el control cardiovascular

Otro componente presente en el jazmín es el ácido salicílico, que a su vez es un componente común de la aspirina. El efecto vaso dilatador de este compuesto permite que la infusión de flores de jazmín sea un efectivo regulador de la salud arterial, previniendo las condiciones para la aparición de dolencias cardiacas.

Afrodisiaco

Esta condición deriva precisamente de la condición de vaso dilatador, toda vez que la función sexual tiene una relación directa con el riego sanguíneo. Al mejorar la circulación, es natural que mejore sustancialmente la libido.

El jazmín es una de esas plantas que podríamos llamar multi-propósito, estéticamente agradable, con un aroma significativo, con propiedades medicinales comprobadas, y además, con fama de afrodisiaco eficaz.

¿Qué podría agregarse a esta enumeración significativa? Por ello, la próxima vez que vea una pequeña planta de jazmín, considérela como un regalo que la naturaleza, le hace al hombre para su deleite y satisfacción.